Es la rama de la odontología que contribuye a lograr un equilibrio en el aparato bucal y por ende en la columna cervical y dorsal, así como una estética ideal del rostro, principalmente a través de:

  1. la alineación de los dientes
  2. corrección de problemas de mordida
  3. guía de la erupción de los dientes y del desarrollo de los maxilares

POR QUÉ ES NECESARIO UN ESPECIALISTA?
Un ortodoncista es un odontólogo que se ha especializado por más de tres años en estas áreas, quien se vale de modelos, radiografías, y fotografías para llegar a un diagnóstico y luego seguir el tratamiento adecuado.

Como en la carrera de medicina el médico general debe remitir al paciente a la correspondiente especialidad, así el odontólogo general remite sus pacientes al ortodoncista. La Dra. Caplan cuenta con 15 años de experiencia.

¿COMO SABER SI SE NECESITA

ORTODONCIA / BRACKETS?

Generalmente es el dentista general quien detecta anomalías de oclusión, es decir  que “todos” sus dientes no chocan al mismo tiempo al cerrar la boca, pero muchas personas se dan cuenta por sí mismas que no muerden adecuadamente.

Si los dientes superiores no contactan con los inferiores, quedándose el mentón hacia atrás, probablemente tendrá una anomalía llamada de clase II. Si las arcadas no contactan y la mandíbula está hacia adelante, seguramente será de clase III. 

Existen también las mordidas abiertas: por ejemplo los incisivos superiores e inferiores no coinciden y dejan un espacio notorio entre los dientes.

Hay dientes que no han tenido espacio para colocarse en su lugar y quedan “atrapados” en el interior del hueso; esto ocurre generalmente en los caninos superiores. Además de las consultas periódicas al odontólogo, los padres pueden detectarlo al contar los dientes y ver si falta alguno.

Los niños tienen veinte dientes de leche. Partiendo del centro del labio son: incisivos centrales, laterales, caninos y molares en número de dos. Todos se cambian con el correspondiente diente: un central será cambiado por otro central, un lateral por un lateral y un canino por otro, pero en lugar de los molares nacerán los premolares.

Detrás de los molares de leche, a los seis años o poco más, nacerán los primeros molares definitivos que “ya no cambiarán” por ningún otro diente. Esto es digno de tomarse muy en cuenta pues los padres no los cuidan mucho pensando que cambiarán por otros y no es así.

La ortodoncia lingual utiliza aparatos metálicos colocados en la parte posterior de los dientes, de forma que, con la persona de frente y la boca cerrada, los aparatos no se ven.